Año rabático

Con lo fácil que era la Moleskine. Y los diarios de niña, con su candadito. De ahí pasé a los folios perdidos de apuntes de facultad, a las crónicas de radio garabateadas a toda prisa en hojas de publicidad y a los cuadernillos de tapa dura para escribir con una mano y sostener cuaderno y micrófono en la otra. A pelo. Es decir, a boli y sin corrector. Casi toda mi vida he escrito en papel, pero a mano. Casi toda mi vida profesional transcurre en la radio. Y ahora, después de más de un año como corresponsal en Marruecos, quiero papel. No hace falta que explique cómo están las cosas en el periodismo en España ni que eche una lágrima más en la arena del desierto de los reportajes y los textos largos. Así que la solución provisional es ésta: la solución digital. Un infierno para quien, como yo, está acostumbrada a pintarrajear tres titulares en una servilleta de bar y entrar a contarlo en directo. Apariencia, feedbacks, comentarios, enlaces, estadísticas, twitter, facebook,…. Bueno, allá vamos. Pero la Moleskine molaba.

Anuncios

Acerca de elenagmateos

Periodista. Después de un terremoto, cambié el asfalto de Madrid por el sol de Rabat. elenagm@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Año rabático

  1. Miguel dijo:

    Muy chulo e interesante el blog. Algunos aunque entendemos que eches de menos la moleskine, nos encanta esta solución digital que nos permite conocer un poco el entorno en el que acabamos de aterrizar.

    Saludos y gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s